Deterioro Cognitivo

La pérdida auditiva y el deterioro cognitivo

A medida que nuestra audición va perdiendo capacidad nuestra comprensión del habla se va deteriorando y nos cuesta más mantener las relaciones personales.

Relación entre la pérdida auditiva y la calidad de vida

La presbiacusia aparece, por regla general, cuando nos hacemos mayores. Si bien los primeros síntomas de la misma empiezan a surgir a edades cada vez más tempranas empieza a ser común que personas con 50 años evidencien las primeras señales de presbiacuisa.

Aunque la propia edad suele ser la causa principal de la aparición de la presbiacusia puesto que se producen modificaciones en el oído interno por el paso de los años, no lo es menos que existen otros factores como pueden ser los propios genes, la exposición continua a ruidos intensos o superiores a los niveles recomendados, el uso de determinados medicamentos cuyos efectos secundarios afectan a la audición, etc.

Una vez llegados al punto en el que el paciente padece presbiacusia debemos tomar las medidas correspondientes para que esto no le condicione de tal modo que tenga que renunciar a su vida, a sus actividades diarias, a sus aficiones, en definitiva a su calidad de vida. Cuando dejamos de oír bien nos cuesta entender lo que la gente, familiares y amigos, nos cuentan y sin quererlo, y sin darnos cuenta, vamos a empezar a evitar estas situaciones ya que nos hacen sentir incómodos. El momento clave es cuando no llegamos a comprender el habla lo que nos hace recluirnos sobre nosotros mismos de tal modo que empezamos a sufrir un deterioro cognitivo que puede derivar incluso en cuadros de ansiedad y depresión.

Para no llegar a este punto se deben tomar medidas. La más lógica es pasar por un Centro Auditivo, como AudioMédical, ya sea en Badajoz o en Salamanca, para que podamos evaluar su audición e indicarle las posibles medidas a tomar. Entre ellas, una de las más viables suele ser el uso de audífonos. Estas ayudas auditivas van a cubrir la parte de la sensibilidad auditiva que no somos capaces de percibir por nosotros mismos a la vez que nos van a permitir seguir relacionándonos perfectamente con nuestros familiares y amigos.