Interior del oído

La pérdida de audición afecta no solo al que la padece

Cuando una persona pierde audición no solo le afecta a él personalmente, sino a todo el entorno en el que se mueve, osea, a su familia, amigos y personas con las que se relaciona

Dejar de Oír altera a todas las personas relacionadas con el afectado

Muchas personas que empiezan a sentir su pérdida de audición no son conscientes que esta limitación no solo les afecta a ellos sino que, además, va a alterar las relaciones con su familia, con sus amigos, con sus compañeros de trabajo, y con todas las personas con las que se tiene que relacionar.

Esta dificultad a la hora de comuncarse genera una frustración que puede derivar en un aislamiento social que se debe evitar.

Por ello es vital poder acudir a su Centro Auditivo, en Badajoz y Salamanca puede contar con el Gabinete Audiológico AudioMédical, para que podamos resolver su problema de audición antes de que sea demasiado tarde.

La audición perdida ya no se recupera.
Una revisión auditiva a tiempo puede evitar que la pérdida de audición derive en una situación de sordera ya que disponemos de los medios y los conocimientos para evitarlo.

La pérdida de audición en muchas ocasiones no es solo oír peor sino que el problema real es que aunque se oigan los sonidos no se llega a distinguir con claridad el habla por lo que no se comprende lo que se está transmitiendo. Para personas con este tipo de problemas hay que considerar que los ruidos de fondo perjudican en gran medida la escucha y comprensión de los mensajes.

Las personas que empiezan a perder sensibilidad auditiva sienten en ocasiones cierta vergüenza de su propia situación y para evitar "ser descubiertos" en, muchas ocasiones, simulan que escuchan las conversaciones con la problemática que esto puede genarar. Debemos recordar que perder sensibilidad auditiva es un proceso natural relacionado directamente con la edad y con el tratamiemto que le hayamos dado a nuestros oídos a lo largo de nuestra vida.